Artrosis trapecio metacarpiana

Dolorosa e incapacitante, pero…   …TIENE SOLUCION

Cuantas veces, a partir de los 40 ó 45 años encontramos a personas con dolor incapacitante en las manos cuando quieren realizar labores llamadas “finas”

Hobbys  como el maquetismo, la pintura, el ganchillo, que requieren de pequeños movimientos “sin fuerza”,  así como muchas de las actividades típicas del hogar, llegan a ser imposibles de realizar.

Por otra parte, actividades laborales de la misma índole pueden resultar muy penosas de sobrellevar.

Sin embargo, actividades de fuerza con las manos, que obligan a sujetar con energía una herramienta, pueden realizarse sin problemas.

El problema

La causa de esta dolencia se localiza en la base de la columna anatómica del primer dedo de la mano, pulgar, o más conocido como dedo gordo.

Típica imagen de una artrosis trapeciometacarpiana, con su osteofito intermetacarpal.

Típica imagen de una artrosis trapeciometacarpiana, con su osteofito intermetacarpal.

Las articulaciones existentes entre el hueso trapecio y la base del primer metacarpiano y del primer y segundo metacarpiano entre ellos, se ven afectadas, produciéndose lesiones severas de los cartílagos y crecimientos óseos que quieren “instintivamente” estabilizar las articulaciones.

El resultado: una movilidad dificultosa y muy dolorosa que nos impide la realización de nuestra vida cotidiana.

La solución

Actualmente tenemos en nuestro repertorio de tratamientos varios métodos que pueden resolver, o cuanto menos, ayudar a resolver el problema.

La colocación de prótesis sustitutivas es uno de ellos.

La realización de una artrodesis (eliminación de la articulación para dejarla fija) entre el trapecio y el metacarpiano es otro.

Distintos tipos de plastias de interposición otros, en que lo que tratan es de colocar un elemento “natural” de separación entre los huesos para evitar el dolor y mantener la movilidad.

Como soluciones temporales, que aplazan en el tiempo una solución definitiva, pueden realizarse infiltraciones con distintos elementos, ya sean corticoides, ácido hialurónico o factores de crecimiento plaquetario.

También pueden realizarse limpiezas quirúrgicas de la articulación mediante artroscopia.

Mi solución favorita

A lo largo de mi carrera profesional puede decirse que he utilizado casi todos los métodos existentes actualmente para tratar el problema.

Mi solución actual favorita consiste en la realización de la llamada Plastia Suspensión de Scheker, ideada por el Dr. Luis Scheker (Louisville – Kentucky – USA) y realizada en nuestro Hospital MAZ de Zaragoza desde hace varios años por el Dr. Marquina y yo mismo.

Se trata de la extirpación del hueso trapecio con sus osteofitos y la realización de una plastia de suspensión con la mitad longitudinal del tendón del palmar mayor.

Resultado final de la plastia realizada con medio tendón palmar mayor

Resultado final de la plastia realizada con medio tendón palmar mayor

Los resultados tardan unos tres meses en hacerse realidad, pero la función final es espectacular.

Hay una cierta pérdida de fuerza con respecto a una mano sana, pero desaparece el dolor y la movilidad y “habilidad” del dedo es completa.

Hinterlasse eine Antwort

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind markiert *


*